teletrabajo

Cómo organizarte para trabajar desde casa | Teletrabajo

Si eres de aquellas  personas que nunca ha trabajado desde casa y necesitas tiempo para concentrarte y adecuarte a un nuevo espacio de trabajo… ¡Sigue leyendo! Desde hace una semana la gran mayoría de la población se ha visto obligada a trabajar desde casa tras el anuncio del Estado de Alarma debido a la pandemia que ha supuesto el COVID-19 en nuestro país. Para aquellos que nunca lo han realizado, el teletrabajo puede resultar tedioso e incómodo ya que nos encontramos en nuestro hogar, un lugar adaptado al descanso y al recogimiento familiar, y no en la oficina, adaptada a trabajar sin estímulos que nos inciten a recrearnos.

Precisamente por eso es indispensable organizar el espacio en el que vamos a trabajar, así como gestionar tu tiempo y conocer algunas herramientas que nos ayuden  ser más eficientes en nuestro trabajo e impulsar nuestra productividad desde casa.

Consejos para trabajar desde casa

  1. Ponte un horario

¡Que suene la misma alarma a la misma hora de siempre! Para trabajar desde casa debemos despertarnos a la misma hora que cuando vamos al trabajo y cumplir con el horario establecido en nuestro contrato; hay que evitar cambiar nuestra rutina laboral en la medida de lo posible. Es cierto que al no tener que coger coche o transporte público podemos permitirnos el lujo de despertarnos más tarde, pero es preferible no hacerlo para que cuando volvamos a la rutina normal no nos cueste tanto volver a madrugar.

  1. Sigue tus rutinas diarias

Aunque no vayas a salir de casa, te sentirás mejor al darte una ducha, ponerte ropa cómoda y quitarte el pijama, cosa que mejorará tu autoestima. Olvida despertarte y ponerte a trabajar, haz como si realmente fueras a la oficina para que tu mente cambie de registro y deje de “sentirse en casa” para “estar en la oficina trabajando”.

Prepara una gran desayuno para coger fuerzas, haz algunos ejercicios vigorizantes y relajantes que ayuden a tu concentración, ventila las habitaciones, deja hecha la cama;  es importante continuar con los quehaceres cotidianos.

  1. Escoge tu espacio

Adaptarse a un nuevo espacio y a nuevas rutinas es complicado, trabajar cada día en uno diferente es contraproducente. Pasar mucho tiempo en casa implica realizar diferentes tareas en las estancias de la casa, un sitio para jugar, otro para ver la tele, hacer ejercicio y trabajar.

Lo más sensato es elegir un lugar de la casa alejado de las zonas comunes, en las que el resto de los habitantes de la casa realicen su vida. Si las personas con las que vives también teletrabajan podéis convertir una zona de la casa en una oficina improvisada. Elige una zona con poco ruido en la que haya suficiente luz y espacio suficiente.

teletrabajo , trabajar desde casa

Organiza tu espacio cada día al terminar la jornada. Quita las tazas, limpia el polvo, tanto de la mesa como de la pantalla, cierra el ordenador y déjalo todo preparado para empezar al día siguiente.

Organizad la zona de forma que se traduzca en orden mental, aleja aquellos objetos que puedan distraer la atención, que sea un espacio minimalista, esto también ayudará a reducir los niveles de estrés.

Ten a mano todo lo que necesites: Ratón, alfombrilla, botella de agua, papel y boli, asegura una conexión buena de internet para que no fallen tus reuniones.

  1. Mantén el contacto con tus compañeros

Tener una reunión todas las mañanas es crucial para afrontar el día y tener una comunicación continua. Es necesario, al igual que en la oficina, contar las tareas pendientes o las que vas a realizar ese día, cómo te vas a organizar, qué necesitas por parte de alguno de tus compañeros; es importante que todos estéis al tanto del trabajo que está realizando cada uno de ellos para que todas las acciones que se realicen vayan a la par. Aunque sea vía online, al igual que se hace en una oficina también es bueno de hablar de qué habéis hecho el fin de semana, cómo os encontráis, etc.

Para ello puedes utilizar skype, zoom, slack o hangout entre otras. Estas aplicaciones permiten tener conversación vía chat, videollamada, envío de documentos, conversaciones grupales e individuales. ¡Escoge la que mejor se adapte a tu equipo!

  1. A no ser que trabajes con ellas… ¡Silencia las redes sociales!

Si en la oficina apenas abres tus redes sociales, en casa debe ser igual, ten el móvil a mano por si te llama tu jefe, compañeros o clientes, pero se responsable y no pases demasiado tiempo viendo las redes sociales, déjalo para cuando haya acabado tu horario laboral. Tampoco es conveniente que abras tu correo personal, ya que ocurriría lo mismo que con las redes sociales.

Si normalmente escuchas música durante tu jornada laboral, te poner la radio o algún podcast, continúa haciéndolo, esto te hará sentirte “en la oficina” y fomentará tu concentración. No enciendas la televisión y evita distracciones sonoras que te hagan evadirte de tu trabajo.

  1. Organiza tu trabajo

Comienza tu día escribiendo las tareas que tienes que realizar. Puedes hacer uso de tu agenda o libreta, o anotarlo en aplicaciones colaborativas como Asana o Trello. Según vayas terminándolas márcalas como finalizadas, al terminar tu jornada laboral, te sentirás mucho mejor para desconectar hasta el día siguiente.

Planifica de igual forma el descanso de media mañana para tomar algún snack saludable. Al estar en casa y tener más a mano la cocina es habitual acudir cada dos por tres a la nevera, pero si hacemos esto debemos hacerlo con cabeza. Nada de coger lo primero que veamos, ni picotear cada dos por tres y evita comer enfrente del ordenador. Ten a mano piezas de frutas, yogures, zumos o tostadas, te ayudará a coger fuerzas para seguir hasta la hora de comer y a sentirte mejor.

Para llevar a cabo tanto el teletrabajo como la vida en casa, es importante cuidar nuestro cuerpo pero sobre todo nuestra mente. Es indispensable separar  el lugar de trabajo de las estancias en las que realizamos el resto de actividades para lograr desconectar al 100% del trabajo fuera de nuestro horario y de la vida en casa cuando nos encontramos trabajando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *